sábado, 12 de mayo de 2012

Ya se lo avisaron a Diogneto hace 20 siglos...

¡Hola querido lector!

El Evangelio de hoy nos recuerda que nadie queda indiferente ante el anuncio de Cristo. Muchos le siguen... y en otros causa repulsa.

Si el mundo os odia, sabed que me ha odiado a mí antes que a vosotros.
Si fuerais del mundo, el mundo os amaría como cosa suya, pero como no sois del mundo, sino que yo os he escogido sacándoos del mundo, por eso el mundo os odia.


Quizás penséis que vivimos tiempos difíciles, que la Iglesia está sufriendo muchísimo... Y lo cierto es que, si uno mira a la historia, siempre ha sido así.

El otro día en el Oficio de Lectura volvió a tocar leer le Carta a Diogneto. Se trata de un miniescrito del siglo II d.C. que un cristiano escribe a un tal Diogneto para explicarle acerca de los seguidores de Cristo. La Iglesia es joven y floreciente, y está perseguida. Es una cartita muy bella.

Me gusta mucho leerla y recordarla cada año, me ayuda a ver que las dificultades para los cristianos han existido siempre, y no dejarán de existir, porque van unidas al Evangelio de Jesucristo.

Os dejo un trocito...





Viven en la carne, pero no según la carne. Viven en la tierra, pero su ciudadanía está en el Cielo. Obedecen las leyes establecidas, y con su modo de vivir superan estas leyes. Aman a todos, y todos los persiguen. Se los condena sin conocerlos. Se les da muerte, y con ello reciben la vida.Son pobres, y enriquecen a muchos; carecen de todo, y abundan en todo.Sufren la deshonra, y ello les sirve de gloria; sufren detrimento en su fama, y ello atestigua su justicia. Son maldecidos, y bendicen; son tratados con ignominia, y ellos, a cambio, devuelven honor. Hacen el bien, y son castigados como malhechores; y, al ser castigados a muerte, se alegran como si se les diera la vida. Los judíos los combaten como a extraños y los gentiles los persiguen, y, sin embargo, los mismos que los aborrecen no saben explicar el motivo de su enemistad.

Así pues, querido lector del blog... ¡ánimo y adelante siempre! ¡Dios no nos deja solos! Vivir en el Amor, responder con Caridad, es lo único que hace creible, coherente y verdadero el Evangelio.

1 comentario:

Maria del Rayo dijo...

No podía dejar comentarios, pero ahora sí.
¡LA IGLESIA SERÁ PERSEGUIDA, PERO JAMÁS VENCIDA!
DTB!!