lunes, 28 de mayo de 2012

No me extraña que haya gente anticlerical...

¡Hola, hola, hola!

¡Feliz fin de Pascua y feliz vuelta al tiempo ordinario!

Se acaba mayo, el mes de las flores y de los nervios por los exámenes. Muchos niños están estos días haciendo la comunión, nerviosos por poder tomar a Dios por primera vez y ser ellos los sagrarios. Llevan tiempo preparándose, lo viven con una gran ilusión. Es muy bonito verles.

La vivencia de Dios que estos niños tendrán en el futuro depende sobre todo de que sus familias quieran continuar alimentando y educando esa ilusión por la Santidad que tan claramente se refleja en la alegría de un niño.

Ayer me paso una cosa en las comuniones de la parroquia que me dejó frio...

Estaba colgando unos carteles fuera, entretanto la celebración de la comunión, cuando me llegó la voz de una niña que decía: "tu eres malo". No pensé que me lo dijera a mí, y seguí colgando carteles sin darme la vuelta. Por segunda vez escuché la voz: "tu eres malo"; pero seguí sin hacer caso. Por tercera vez, de nuevo: "tu eres malo".

Al girarme vi a una niña muy pequeñita, no tenía mas de cuatro años, que me estaba señalando. Le pregunté que por qué decía eso, y ella señaló la puerta de la iglesia y a su vez me preguntó a mí: "¿tu trabajas ahí?". Le dije que sí riéndome, me hizo mucha gracia... Inmediatamente la niña dijo: "entonces eres malo, porque me ha dicho mi madre que los hombres que trabajan ahí son malos".

La niña era probablemente la primita o hermanita de alguno de los niños que en ese momento estaban haciendo su Primera Comunión. En casa su madre le había enseñado que los sacerdotes (¡no creo que supiera distinguir a los diáconos!, jeje) son señores que trabajan en las iglesias y son hombres malos.



A mí, que por mi "trabajo", vivo rodeado de curas, escuchar aquello me dio una gran tristeza. Pobrecita niña, pensé. Los niños dicen lo que oyen. Quizás alguna vez su madre tuvo una mala experiencia con algún cura, o quiźas simple y probablemente tenía la imagen de los curas que tantas veces se da en los medios de comunicación. No lo se. Pero que gran pena me dio.

Me hizó pensar nuevamente acerca de lo importante que es la familia como el lugar primero de transmisión de la fe. Mucha gente dice: "mejor que decidan ellos cuando sean mayores", pero... ¿cómo van a decidir si se les están metiendo prejuicios contrarios de todo tipo? Nadie que valora una cosa como buena e imprescindible deja de dársela a sus hijos, quizás la cuestión de fondo en todo esto es si creemos que la fe es imprescindible en nuestras vidas y en la de nuestra familia.

¿Qué pensará la pobre niña de la Iglesia y los sacerdotes cuando sea mayor? No lo se... Pero viendo las cosas que a veces se enseñan a los mas pequeños me atrevo a decir que no me extraña que haya gente que sea anticlerical.

¿Engaña el título del post... a que sí?

Hasta otro post, querido lector. Dios te bendiga.

8 comentarios:

Salo dijo...

!Hola soy Salo! Cuanto lo siento, Patxi, nosotros que tenemos la alegría de ver esas caritas de ángel al comulgar por primera vez, tampoco entendemos que se les inculquen ideas en contra de cualquier ¨cosa¨, no saben el daño que les ocasionan y los prejuicios que desarrollan. Un saludo

Anónimo dijo...

Yo creo que eso pasa en todas partes, por que conozco niños hijos de familias cristianas que le dicen lo mismo a los hijos de familias no cristianas, por que sus padres los educan de esa misma manera pero a la inversa, mi pregunta es, ¿por que nosotros exigimos respeto hacia esos que opinan esas cosas de nosotros, sin nosotros tenerlo hacia ellos? Yo por suerte tengo muchos amigos tanto cristianos como no cristianos y ambos no saben respetarse, es cierto que hay gente que si.

A lo de los medios de comunicación, esta claro que sacan lo que les interesa y si no mira lo que pasa con el movimiento 15M hay gente que de verdad trabaja por ello y muchos otros lo destruyen, pensandose que lo ayudan y fomentan y eso es lo que sale en la televisión, con la iglesia pasa lo mismo.

Creeme que conozco a muchos sacerdotes y por cada 2 que conozco razonables hay 6 que no lo son y con los amigos no cristianos me pasa lo mismo por cada 2 que respeta al otro hay otros 6 que no.

Nunca vamos a llegar a nada reprochandonos cosas y hachando la culpa al otro si primero no miramos como somos y lo que hacemos.

Patxi Bronchalo dijo...

Muchas gracias.

La educación de una familia cristiana a su hijo acerca de esos temas no puede ser nunca "igual pero a la inversa", y si efectivamente lo es entonces no es cristiana. Lo que distingue, y tiene que distinguir a un cristiano de cualquier otro hombre es la caridad con Dios y con los demás (sean quienes sean, piensen lo que piensen). Esta ha sido la máxima de los cristianos siempre (mírate esto: http://elblogdemrpotato.blogspot.com.es/2012/05/ya-se-lo-avisaron-diogneto-hace-20.html).

Esto no es una guerra porque no hay dos bandos que quieran luchar. Tampoco es una balanza de ideas contrapuestas que tienen el mismo peso... eso es relativismo puro y duro que nos deja al final una vida sin sentido. No hay nada mas loable que el que los hombres puedan buscar juntos la verdad, y ello, o se hace con caridad o se está haciendo mal.

Un saludo

Maria del Rayo dijo...

Patxi, que triste por los niños.
Demos testimonio de Jesús con nuestra vida.
Unidos en oración.
TKs!!
DtB!!

Anónimo dijo...

Hermano, gracias por tu entrada. Refleja lo que, ciertamente, se enseña en las familias de hoy en día. Los niños son esponjas y lo aprenden todo. Y, lastimosamente, todo lo que sea ir contra la Iglesia y sus miembros está de moda.
Pero, también creo que cada uno recoge lo que siembra. Si tu siembras odio y rencor a tu alrededor, eso se te dará. Si siembras Amor, sin importar raza, religión, etc., eso recogerás.
¿Estás seguro de que no odias ni hablas de mal de nadie?
Pues, entonces, por qué preocuparte de lo que enseñen a los niños...

La Iglesia (en mi modesta opinión), debería de controlar más a quién administra los sacramentos. No se puede fiar sólo de las buenas intenciones y de la Gracia del Sacramento. Eso ya lo hacen los otros...
Dios te bendiga a ti también.

Patxi Bronchalo dijo...

"¿Estás seguro de que no odias ni hablas de mal de nadie?"

Creeme, no. Era lo último que pretendía al hacer esta entrada.

¿A quién te refieres con "los otros"?

Un saludo

Anónimo dijo...

Con lo de los otros, me refería a que en todos sitios (léase civiles), se dan las cosas, sin casi controlar a quien se las dan.
A las parroquias llega mucha gente "exigiendo" un sacramento determinado. En muchas ocasiones no se comprueba si esas personas a las que se administra el sacramento, tienen una camino de fe, y se les administra en base a la Gracia de dicho Sacramento, que actuará y hará el milagro (esto es muy cierto, pero no deja de ser un poco "aventurado").
Con tu misma entrada te pongo un ejemplo: esa niña, seguramente esté bautizada y tenga la Gracia Bautismal, no hay duda de ello, pero, ¿de que sirve que se le haya administrado si no se le saca fruto?
También sabemos de la Parabola del Buen Sembrador: una parte cae en el Camino, otra entre piedras, otra entre zarzas...
Por eso decía que, los demás (en cuanto a la sociedad) ya hacen esto de dar lo que la sociedad pide sin saber si lo necesitan o no. La fe no se debe administrar o entregar a base de "decretazos" (ya se que no es la mejor palabra).
No quise en ningún momento poner ne duda tu buen hacer, ni que odies a nadie...
Perdón si mis palabras fueron malinterpretadas...

Patxi Bronchalo dijo...

Muchísimas gracias, nada de malas interpretaciones, te entiendo muy bien

Un saludo¡