domingo, 15 de septiembre de 2013

La nueva evangelización... (o lo que me pasó tomando café)

¡Hola, hola, hola!

Querido lector, hoy quería compartir contigo una anécdota y una pequeña reflexión al hilo de ella. Verás, hoy se habla mucho de nueva evangelización, un concepto muy de moda, muy importante, y quizás muy confuso porque... ¿qué es la nueva evangelización?, ¿es innovar el método para llevar a Dios a quien no le conoce?, ¿es hacer lo que se ha hecho siempre?, ¿y eso funciona?

Aquí, en Europa, vivimos ciertamente en una cultura pos-cristiana, Dios es hoy un gran desconocido para muchas personas, el relativismo y el materialismo campan a sus anchas como "lo normal" en un mundo preocupado por el placer inmediato, el "sentirse bien uno mismo" y el no sufrir.Decir que "no hay verdad objetiva, cada uno tiene la suya" se impone como la gran verdad objetiva en la que todo el mundo cree. ¡Irónico, desde luego! ¿Y ante esto qué hacemos los critianos? Eeeehh... ¡Nueva evangelización! ¡Si! Pero... ¿eso qué es?


Yo el otro día entendí lo que es. Te cuento la anécdota, querido lector. Cerca de mi parroquia hay una comunidad de religiosos, ya mayores, muy mayores. Admirables son los más de cincuenta años que cada uno de ellos ha pasado siendo sacerdote de Jesucristo por todo el mundo. A veces voy a tomar café con ellos, a mi me gusta ver curas mayores y a ellos ver curas jóvenes, siempre nos reímos mucho contando batallas. Y en una de estas conversaciones estábamos hablando de la nueva evangelización, de lo que hoy se hace, de qué es ese nuevo concepto... Y uno de ellos sentenció... "Yo pasé quince años como cura en las islas Filipinas, allí hace cuatrocientos años los primeros misioneros llevaron la fe, y ellos no se preguntaban qué era eso de nueva evangelización, simplemente iban y llevaban a Jesucristo con pasión y alegría". Genial, sencillamente genial. No hubo más que hablar de ese tema.

¡Eso es nueva evangelización! ¡Y vieja también, si queréis! La fe es vieja, no la hemos descubierto nosotros, y a la vez es nueva, ¡nueva cada vez! Hoy, como hace cuatrocientos años, como hace dos mil, la evangelización consiste en llevar a Jesucristo a todos los hombres, con pasión y alegría. No hay más. Ni habrá mas. Quien tiene a Dios solo puede compartirlo, llevarlo a otros.

¡Cuántas veces pensamos que la nueva evangelización son nuevos métodos, hacer cosas raras que nunca se hayan hecho, innovar en los grupos de catequesis! Y al revés... ¡ Cuantas veces pensamos que la nueva evangelización es repetir lo que hemos repetido siempre, aunque sea con palabras vacías! Ni métodos raros, ni palabras repetidas, nueva evangelización es afirmar hoy que Dios se ha hecho hombre en Jescucristo, para morir y resucitar por nosotros. A partir de ahí todo lo demás.

Nueva evangelización es lo que ha hecho los santos en cada momento histórico, cada uno con sus "métodos", cada uno donde Dios le puso: llevar a Dios a los hombres. Organizarse está bien, la estrategia evangelizadora es necesaria pero siempre teniendo a Dios como centro de todo porque... si no le tenemos a Él... ¿de qué sirve?

Dios es el más hermoso tesoro que podemos tener, querido lector, y desde Él vendrá todo lo demás. Hay muchas personas haciendo cosas fantásticas para evangelizar. ¡Sigamos adelante! y que Él te bendiga.

¡Hasta más leer y escribir!

2 comentarios:

Maria del Rayo dijo...

Pues sí, esa es la Nueva Evangelización: llevar a Jesucristo a todos los hombres.
Gracias, me encantó!!

Angelo dijo...

Pues venga... a evangelizar como nos lo cuentas. ¡Genial! Abrazos y oraciones