miércoles, 31 de octubre de 2012

En Halloween... telarañas

¡Hola, hola, hola!

Querido lector... ¡salgo a la calle y está todo lleno de telarañas! Telarañas en los escaparates, telarañas en las teles de los bares, telarañas en las farolas... Una de dos, o Spiderman ha venido aquí a pasar unos días, o de nuevo el Halloween viene a recordarnos que es hora de ir al Carrefour a comprar cachibaches de miedo que no dan miedo y de sacar los disfraces de esqueletos y calabazas de los armarios. Me inclino mas por la segunda opción... aunque ójala hubiera venido Spiderman.



Hay que ver qué rápido a cogido fuerza esta fiesta de la que casi nadie sabe nada pero que a mucha gente gusta. Cierto. En unos pocos años todo por estas fechas se viene llenando de caretas de Draculín y arañas de plástico.  ¿Y yo qué opino de esto?

Me da pena. No porque los disfraces sean feos (que los hay preciosos) o porque no sea divertido para los niños (que lo es).

Me da pena porque estamos cambiando la Fiesta del Día de Todos los Santos, que es la fiesta en la que celebramos a los vivos, por una fiesta en la que se celebra a los muertos. Así es.

El único lugar del pueblo en el que no he visto telarañas con sus arañas de plástico es en mi parroquia (si acaso puede que haya algunas de verdad detrás de alguna puerta). En la Iglesia. Porque sabemos bien que la fiesta que celebramos es una fiesta preciosa. La de Todos los Santos. Los vivos del Cielo. Los que han sido modelo y ejemplo de vida en el amor a Dios y en la entrega ejemplar a los demás.

Seguro que todos tenemos familiares y amigos Santos. Los que han tenido una vida plena de verdad. Como a la que nosotros estamos llamados. Eso es lo que celebramos en este día, por eso no ponemos telarañas y calabacines.

No se trata de desesperar y combatir Halloween para acabar con él, se trata de celebrar con alegría lo que de verdad es este día. Y que todos lo vean. Que mejor día que el de Todos los Santos para quitar las telarañas del corazón, que son todas esas molestas ataduras que nos impiden vivir la santidad. ¡Alégrate, querido lector! Dios no es un Dios de muertos sino de vivos. Las telerañas puede quedárselas el Halloween.

Hasta aquí el artículo, querido lector. Voy a ver si me cargo unas cuantas arañas para que la parroquia esté mas bonita que nunca. Y ya es decir.

Dios te bendiga.


3 comentarios:

Sacramento Rosales dijo...

Ay que gracia tu ocurrencia, yo también me quedaría mejor con Spiderman. Mientras tanto nos quedamos como dices, matando arañas e intentando cada uno como puede y debe celebrar lo que es. Yo esta tarde tengo en casa nueva sección con los niños de manualidades de Santos, asi se olvidan de tanta calabera suelta que hay en la calle.
Un abrazo.

Maria del Rayo dijo...

¡HOOOOOOOOOOOLA!
Hay que poner todo para estar alegres en la fiesta de Todos los Santos.
Jaloguin, ¿Que es eso?
Gracias!!
DTB!!

rocioesther dijo...

Patxi....otra vez más , ahora te sigo leyendo y con ganas de ir a una homilia tuya de verdad, porque en la primera la primera de verdad me llenó mucho, no por los chistes pero que fueron buenisismos.....buen punto de vista muy compartido...naci en un país con mucha influencia de tu Jaloquin, pero jamás mis padres me disfrazaron ni disfraze a mi hijo...ojala se uniera familia e Igelesia y se hace más bum bum en próximo año....otro me gusto los dos programas de rompiendo moldes de radio María, mi abrazo y estas en mis humildes oraciones....un abrazo