jueves, 25 de febrero de 2016

Etiopia 5. De hospitales

Hola amigos!

Hola desde Etiopia! Hoy sentado en el ordenador me estoy tomando una Fanta de naranja, que ni parece Fanta ni sabe a naranja! Tienes las letras escritas en amarico, y se hace con una agua distinta. Esta muy Buena. La he comprador en una tiendecilla antes de llegar a casa, por aquello de "probar haber aqui que tal", y porque llevamos dos dias con una hola de calor brutal! Aqui los mesas mas calurosos son marzo y abril, pero parece que las estaciones se adelantan tambien en Africa!
Bueno, estoy pasando mis ultimos dias aqui, pasa deprisa el tiempo! Hoy queria hablaros de mi experincia en el hospital de la ciudad. Una de las tareas en la que mas se gastan las misioneras es en acompanhar a las personas enfermas al hospital, y comprarles las medicinas necesarias, o darselas de las que llegan aqui por donacion.

La gente lo sabe, y son muchos los que las buscan a diario aquejados de alguna dolencia. Ellas, pese a estar muy atareadas, siempre sacan tiempo en el dia o al dia siguiente para acompanharles. Saben que les van a ayudar. Varias veces he ido con ellas.

El hospital es... muy pobre. Muy muy pobre. Muy precario. Cuando en Espanha vuelva a escuchar aquello de que nuestro Sistema sanitario es tercermundista me vendra a la mente que sin duda quien lo dice no ha estado en el tercer. Facilmente entre esperas y caos organizativo se le va a un habitante aqui toda la manhana. No hay colas que se respeten, descansos interminables del personal... Nada como las misioneras, que directamente van a buscar al medico a la sala de café (que son dos mesitas al aire libre) para que rapido haga el trabajo. Son geniales!

Muchos enfermos estan tirados en mantas en el suelo, sobrecoge mucho verles. Al principio pense que era por la precariedad del sitio, pero luego descubri que hay algunas camas que no usan. Es algo cultural, siempre se echan y tumban en el suelo en sus casa. Tambien es porque las camas estan dentro de las habitaciones (claro!!) y ahi hace mucho calor, con lo cual prefieren echarse en el patio.

Entre los enfermos del hospital he visto de todo. Yo les veia, les saludaba, les daba la mano y rezaba por ellos, sin entender nada de lo que me decian. No me cabe duda de que el sufrimiento y la compasion hablan un lenguaje universal, no me cabe duda de que Dios esta cerca de los que mas sufren. Saber esto es confortante pero muy doloroso, y sin el Evangelio me resulta imposible. Confianza y entrega se nos pide.

Los medios que tienen son muy escasos, llegan medicinas, pero para ellos son caras. Muchos no van por eso y es dificil hacerles un seguimiento. La formacion de los medicos tampoco es muy Buena, y las condiciones de trabajo en medio del desorden no invitan a mejorar.

Es por ello que problemas relativamente sencillos de los que recuperarse como una fiebre o un colico aqui les pueden costar la vida. Unido esto a la mala alimentacion y sobre todo a que el agua que beben, la del rio, es muy mala.

Ayer mismo fuimos a ver a un ninho con desnutricion, para comprar medicionas y darle sangre. Gracias a Dios se recuperara en un par de semanas ahora que esta atendido, pero fue un buen susto. A algunos ninhos les pasa por aqui, por la ya citada alimentacion y por el descuido de los padres, que muchas veces creen que estan hacienda bien las cosas y no entienden por que el hijo esta enfermo.

Hoy estuvimos con una anciana (no hay muchas aqui, y se les tiene mucho respeto). El otro dia se tiro al suelo delante de las misioneras suplicando ayuda. Le han recetado pastillas para los dolores de la vejez. Cuando ibamos con ella en el coche nos decia que esta sola, no tiene marido, ni hijos, ni hermanos, pero sabe que Dios esta con ella, y sonreia. Es Cristiana ortodoxa. Y, como veis, muy sabia.

Por contaros un poco las historias abiertas... El otro dia acompanhamos al hospital a la ninha que dio positivo en el VIH, como dijeen una occasion, encantadora y muy alegre. Ya esta tomando la medicacion adecuada y tienen que cuidarla mucho.

Y tambien la mujer embarazada que tenia el gran agobio por el nacimiento del bebe ha dado a luz esta semana. Ya esta mas tranquila. Finalemente la Sister le encontro una habitacion mas grande con una vecina que la ayuda a cuidar a sus dos hijos. Buenas noticias :)

Estando aqui comprendo major aquello que decia Madre Teresa: "que nadie se aprte de nuestro lado sin sentirse major y mas feliz". Las misioneras lo cumplen aunque no siempre todos los problemas medicos se puedan resolver.  Por esoacuden a ellas.Y es que la mayor miseria aqui es la espiritual, y ante eso los cristianos siempre podemos dar respuesta. Siempre. En Europa no es muy distinto este punto.

El sabado tomo un vion de vuelta a Espanha, como decia, ha sido breve. Los misioneros de verdad son los que estan aqui siempre, dia tras dia, semana tras semana, gastando la vida por Dios y el Evangelio. Conocerles y verlo hay un regalo inmenso.

Terminando mi Fanta de naranja, que ni parece Fanta ni sabe a naranja, me despido de vosotros hata pronto amigos! Gracias de Corazon por vuestra preocupacion y vuestras oraciones. Hoy os dejo una foto con unos amigos! No dejamos de encomendarnos!

Un abrazo, bendiciones y la paz.

Patxi

1 comentario:

Jesus Salmeron Barriopedro dijo...

Jjahah no es para bromear pero pareces uno de ellos jijiiiji venga buen regreso te esperamos para que nos cuebtes