domingo, 8 de noviembre de 2015

Jesucristo

¿Tu por qué tienes fe? Me preguntaba el otro día un joven con gran inquietud. Mi respuesta: Dios lo sabe, yo tengo la certeza de que no hay nada que pueda llenar el corazón como Jesucristo; tengo la experiencia de que fuera de Dios nada me ha da una felicidad así; no me cambio por nadie en el mundo. Sufro a veces y me duele, como todos, afronto problemas a diario, también peco y me confieso, no soy santo, pero quiero serlo y soy feliz porque se que Dios está conmigo.

¿Y tu, amigo lector, por qué tienes fe? Si de verdad la tenemos y nuestra fe es así de hermosa, ¿no deberíamos esforzarnos por compartir a Dios con todos los que tenemos cerca? ¿No deberíamos estar vigilantes para ver cómo hacer a Jesús presente con nuestras palabras y obras en cada momento? ¡El mundo necesita a Jesucristo! ¡Detrás de cada persona hay un corazón clamando y gritando ayuda! ¡Es urgente! ¡Es necesario! ¡No hay un solo minuto que perder! ¡No hay una sola coma del Evangelio que callar! ¡No hay nada de fe, de esperanza y de caridad que tengamos que guardarnos para nosotros!

¡Acaso hay algo comparable a saberse amado incondicionalmente pase lo que pase! ¡Jesucristo llena eso! ¡Acaso hay libertad más grande que la de saber que suceda lo que suceda mi vida le importa a Cristo! ¡Acaso hay alguna solución a los problemas graves de los hombres que pueda darse sin Dios! Nos creemos a menudo el cuento de que la fe es algo individual y privado… ¡Mentira! Dios no va a darse sin nosotros, los cristianos.

Vivimos un tiempo de la historia apasionante, donde Dios sigue siendo indispensable, y tu y yo necesarios. Algo grande pasa, donde Jesucristo está. 

¡Feliz día, amigo lector! Dios te bendiga.


4 comentarios:

Patricia Romero dijo...

Gracias!!como decía San Alberto Hurtado,llamados a ser un fuego que enciende otros fuegos.Todo minuto ofrecido.Sabemos que sólo El nos abarca y nos desborda y nos sobrepasa y nos traspasa.

Patricia Romero dijo...

Gracias!!como decía San Alberto Hurtado,llamados a ser un fuego que enciende otros fuegos.Todo minuto ofrecido.Sabemos que sólo El nos abarca y nos desborda y nos sobrepasa y nos traspasa.

gosspi dijo...

Te visito por primera vez...y me has dado la respuesta que en mi corazón encontró su eco...gracias !!!

Patxi Bronchalo dijo...

Muchas gracias, me alegro mucho. Hay providencia en internet. Mis oraciones por ti.