domingo, 12 de octubre de 2014

A los que viven en los cruces

"La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Id ahora a los cruces de los caminos, y a todos los que encontréis, convidadlos a la boda."


Mateo 22,9

Me llama la atención, amigo lector, que en el Evangelio el Rey de la boda mande a buscar a los nuevos invitados a la boda de su Hijo a los cruces de los caminos. ¡Es curiosos, si! En camino están aquellos que tienen una dirección y saben a dónde van pero... ¿quiénes están en los cruces? los que no tienen ni idea de qué camino tomar, los que han acabado perdidos y cansados después de seguir caminos que no llevan a ninguna parte, los que están esperando con las esperanza en alguien que venga y les ayude a saber qué camino tomar. ¡A esos ha venido a buscar Dios!

Seguro que nosotros hemos estado también en esa situación, y este Evangelio me invita a preguntar: ¿Dónde estamos, en camino o todavía en un cruce? ¿Nos preocupamos de las personas que aún están en los cruces, o preferimos tirar solos por nuestro camino individualista? ¿Nos dejamos ayudar por otros, reconocemos en ellos la mano de Dios que nos busca? No se vosotros, pero yo no quiero vivir en un cruce, mejor seguir a Dios.

¡Feliz domingo, querido lector!

1 comentario:

Lourdes Fernandez dijo...

En realidad todos vivimos en los cruces... unos están más alertas que otros, algunos tienen clara sus prioridades... Si alguien importante se ha fijado en mi y me invita a un banquete, no puedo faltar y ponerme el mejor vestido porque es el Señor que puso sus ojos en mi y me invita al banquete. Gracias Señor por invitarme al gran banquete.