viernes, 19 de abril de 2013

El PP, el PSOE y el aborto

¡Hola, hola, hola!

Querido lector... ¡últimamente no escribo tanto como me gustaría! Ya me lo han recordado varias personas: "¡tienes esto muy muerto!". Qúe razón tienen. El blog de la patata lleva un tiempo en barbecho, pero, como decía un grupo de música de mi adolescencia, ¡la primavera trompetera ya llegó! Así pues, es tiempo de siembra.

No me resiste a poner aquí unas palabras sobre lo que esgtá pasando en torno al debate sobre la reforma de la ley del aborto. El PP hablando de volver a una ley parecida a la de 1985 (un autentico coladero, vaya), y el PSOE aprovechando la ocasión para atacar a la Iglesia por querer derogar su ley de 2010 (una auténtica monstruosidad, por no poner una palabra fuerte).

Creo que era Chesterton el que decía aquello de que "la labor de los progresistas es cometer errores, la de los conservadores es evitar que se arreglen esos errores". Qué razón tenía.

Esta semana sale Elena Valenciano (si, aquella que se metió con Ribery por Twitter) diciendo que "si el Gobierno del PP va a ir de la mano con los obispos para modificar la ley del aborto, para volver a limitar la libertad de las mujeres, ya les anuncio que el PSOE exigirá que se denuncien los acuerdos con la Santa Sede".  

Primero. Qué tendrá que ver, señora Valenciano, una ley del aborto que plantea un partido, y que no es lo que la Iglesia quiere, con unos acuerdos entre dos estados legítimamente reconocidos. Es como si Mourinho deja a Casillas en el banquillo y yo me enfado con los jugadores del Madrid. Supongo que es fácil atacar a la Iglesia a la mínima ocasión, que eso surge su efecto desde lo profundo de una ideología que la odia.

Segundo. Me da mucha pena que un Partido que lleva las siglas de Socialista Obrero Español, no sea capaz de darse cuenta y reaccionar ante un drama social tan grande como es el del aborto, con cientos de miles de vidas inocentes puestas en licuadoras y desagües. Y me da muchísima vergüenza que un Partido cuyos militantes están todo el día con las palabras "defensa de la mujer" en la boca opte por seguir defendiendo su ley de aborto libre hasta las 14 semanas y (casi libre hasta las 22) en vez de defender y preocuparse por la situación dramática que viven las miles de chicas que se enfrentan a un aborto, antes, durante y después. Es lamentable.

Y mientras, los del PP con su reforma. Su portavoz en el congreso, Alfonso Alonso, ha dicho que "seguramente haremos una reforma que no guste mucho a los obispos, no lo sé, y es la que viene con los términos de la interpretación de la doctrina de 1985 del TC, que se adhiere también a los compromisos de programa del PP". Al menos estas palabras son verdaderas, y en ellas ya se ve la nueva ley que van a hacer. Muy triste.

Y es que, si alguien cree que la Iglesia va a ponerse a dar palmas con las orejas por volver a los términos de la ley anterior se equivoca. Si alguien piensa que los católicos vamos a descorchar botellas de sidra para brindar por el gran triunfo de tener una ley de aborto-coladero en vez de una de aborto-libre se equivoca. El drama del aborto ahí va a seguir, y una ley que lo ampare, que mate al niño y deje a la madre sufrir también.  Los cristianos no podemos dejar de clamar ante ello.

¡Qué razón tenía Chesterton! Cuanto hecho de menos un poco de humanidad y sentido común con la dignidad de la vida de hombres y mujeres en los discursos de los políticos. Sin Dios es imposible, claro. Veremos que pasa en los próximos días. ¡Hasta que volvamos a leernos, querido lector! Dios te bendiga.




2 comentarios:

rocioesther dijo...

DEMASIADO TRISTE....ME DUELE EL ALMA VER Y LEER SOBRE ESTO..ES LA REALIDAD DEL EGOISMO.Y TU SIGUE ESCRIBIENDO SIEMPRE DEJAS UN BUEN MENSAJE!!!
MI ABRAZO

Maria del Rayo dijo...

Que triste que esto este pasando.
¡SALUDOOOOOOOOOOOOS!
DTB!!