viernes, 6 de mayo de 2016

Efemérides

Querido lector... Si hay algo que encontramos de vez en cuando en los noticieros de todo el mundo "esperamos que la celebración de este acto haya servido para que estos acontecimientos nunca vuelvan a repetirse".
son efemérides de momentos trágicos de nuestra historia, la cuales siempre suelen terminar con un:

El año pasado nos acordábamos de Auschwitz en el setenta aniversario de la liberación de los presos de este horrible campo de muerte de los nazis. Vimos el horror de los supervivientes. Y discursos y más discursos deseando que hechos tan trágicos no vuelvan a repetirse. Fotos. Y a pasar página.


No hace mucho tampoco, en 2014, se celebraba el veinticinco aniversario de la caída del muro de Berlín. Muchas palabras conmovedoras sobre el drama y sufrimiento que cientos de miles de familias tuvieron que sufrir por el comunismo, y un mensaje claro: aprendamos para que esto no se repita. Fotos. Y a pasar página.

También el año pasado se recordaba el cien aniversario del terrible genocidio armenio a manos del gobierno turco de la época. Hubo muchos recordatorios del tipo: "recojamos las lecciones de la historia, para que esto no se repita". Fotos. Y a pasar página.

Efemérides valiosas, palabras que hay que recordar, pero... ¿Y hoy? Hoy. Hoy. Hoy. Hoy. ¡Hoy!

¡Hoy! Miles de cristianos son perseguidos por el Estado Islámico y obligados a dejar sus casas, muchos de ellos están muriendo. ¡Hoy! Los refugiados sirios se cuentan por cientos de miles, hay quien está burlándose de los acuerdos de alto el fuego, se están bombardeando hospitales y edificios civiles. ¡Hoy! En Ucrania hay miles de muertos, en un conflicto al que en occidente nos cuesta llamar guerra, pues es duro admitir que en Europa está sucediendo esto. ¡Hoy! Las cifras de las víctimas de las guerras que se mantienen en África y en Asia se cuentan por millones, y el comercio de armas fluyendo para sostenerlas. ¡Hoy!

Lo leemos en los periódicos cada día. Nos escandalizamos. Nos estremecemos. Y a pasar página. ¿Tenemos que esperar a que haya aniversarios de tragedias para alzar la voz y volver a decir que no podemos seguir así? ¿Cuántos años quedan para que condenemos y deseemos que nunca vuelvan a repetirse los hechos actuales? En el mundo sobran muchos buenos deseos y hace falta mucho Evangelio, querido lector. Por ahí podemos empezar tu y yo.

¡Feliz día para ti! Dios te bendiga.

No hay comentarios: