viernes, 21 de noviembre de 2014

Dios en internet... Así no

Querido lector, te contaré un secreto: hay gente que piensa que puede estar todo el día atacando y criticando cada movimiento y palabra que hace algún Obispo o el Papa. No hay día en que no nos encontremos alguna noticia en la que se aproveche para ridiculizar y crear polémica malestarosa en torno a lo que hacen nuestros pastores. Lo hace El País,  lo hace El Mundo, lo hace Público, etc. Lo sabemos, pero, ¿qué podemos esperar de estos medios? De sobra los conocemos.

A mí lo grave me parece que esto lo hagan medios que llevan el apellido de "católicos", pues con él hacen muchísimo daño a los fieles que cada día entran a buscar algo de información religiosa. ¿Te viene a la cabeza alguno? Seguro que si, los hay de todos los colores.
Algunos directamente se les ve venir, son como los medios citados arriba pero dedicados a la religión. Buscan siempre sembrar la vieja idea de división entre iglesia de base y jerarquía. Eso, además de ser falso, ¡está trasnochadísimo!

Los hay que tratan de ser fieles al Magisterio pero entre noticia y noticia no dejan de meter dardos venenosos a los Obispos y al Papa si no les gusta algo. No olvidemos, por favor, que los Obispos y el Papa son la garantía de que tengamos dicho magisterio.

Hay también páginas que parecen también muy ortodoxas y tienen buenas secciones y blogs, pero albergan otros que no lo son... Blogs que hablan y proponen cismas en la Iglesia cuando lo único que hacen ellos con esa actitud es estar separados de ella.

Hay blogs que se dedican al chisme y al cotilleo, blogs que publican sin escrúpulo informaciones que están bajo secreto pontificio, blogs que ponían a caer de un burro a Jorge Mario Bergoglio y ahora juegan a disimular eso porque es Francisco, blogs que reclaman con muy mala educación cambios a la Iglesia sin pararse a pensar que ellos como bautizados son Iglesia y es por ellos mismos por los que debe empezar el cambio.

En internet hay de todo, querido lector, mucha información muy buena en cuanto a Iglesia, y otra que no lo es, por ser rancia, divisoria y cavernosa. Hay que buscar lo bueno. Bastantes malas noticias tenemos ya cada día en los informativos como para encima andar crispándonos entre nosotros y haciéndonos dudar de todo y juzgándolo todo como malo dentro de la Iglesia. Mal favor nos hacen ciertas páginas, ¡evangelizar en internet no es esto!

Yo soy bloguero (de los malos) y estoy seguro que jamás escribir desde el odio te hace tener un buen blog o página de información. Tendrás visitas y polémicas discusiones en los comentarios, pero no un buen blog o página. Mejor es quitarse entonces lo de ser católico de la biografía para no confundir al personal que entra de visita. La verdad siempre resplandece con mas fuerza si se busca desde la caridad, que, recuerdo es el mandamiento más importante. Desde aquí lo pido.

Y hasta otra entrada, amigo que me lees. Dios te bendiga.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo creo que las personas adultas creyentes que amamos a Dios y a su Iglesia tenemos el deseo de que sus ministros lleven a cabo su ministerio con la mayor dignidad.

Por eso cuando observamos que algún ministro por sus palabas o sus obras atenta contra la dignidad del cargo que ostenta, ya sea cura, obispo o Papa, la obligación de los creyentes es demunciar esa falta de respeto por el cargo.

Lo contrario, cayarse y amparar a violadores de niños, ladrones de herencias, profanadores de templos, blasfemos o irreverentes en el culto que no se arrodillan ante Cristo pero sí ante los musulmanes, es algo propio de ovejunos y sumisos.

Y si encima se defiende el silencio y el amparo de ministros indignos con el argumento de que no hay que introducir división y polémica en la Iglesia, entonnces quien emplea esos argumentos no sólo es sumiso, sino incluso colaborador con la pederastia, el robo, la blasfemia o la irreverencia en el culto.

Y está claro que esa no es la persona más indicada para ir dando consejos a nadie, creo yo.

Anónimo dijo...

Iba a comentar algo, pero veo que el anónimo de las 17:10 ya ha puesto las cosas en su justo sitio. ¿Desde cuándo para usted los católicos debemos ser una masa amorfa que debemos callarnos ante los que escandalizan en la Iglesia?



Católico perplejo y harto de hipocrecía

khispano atlántico dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Patxi Bronchalo dijo...

Queridos anónimos, lamento que no hayáis entendido el fondo de lo que quería expresar con el artículo, el cual no dice nada de lo que aquí escribís. No seamos los cristianos mas papistas que el Papa, y ante todo caridad en internet.

Aprovecho para borrar el comentario de hispano atlántico. Aquí no se insulta a nadie, y menos al Papa.