viernes, 17 de octubre de 2014

El Gran Hermano

Veo esta mañana que Gran Hermano fue el programa más visto en la noche de ayer. Récord de audiencia este. ¿Por qué edición va? La 15, ¡la número quince!, mas que en ningún otro país del planeta Tierra.

Y nos preguntaremos... ¿cómo es posible que un programa dedicado a escarbar el morbo que da ver lo peor de la vida de las personas puede llevar quince temporadas seguidas en la tele? La respuesta es fácil: porque tiene audiencia. Ese morbo a la gente le gusta. Mantener un programa en antena es imposible si la gente no lo ve, los anunciantes de publicidad de quienes viven las teles no promocionarían sus productos en los descansos de un programa que nadie enchufa. Así que si Gran Hermano sigue en antena es porque la gente lo ve. Y los datos de audiencia lo confirman. Esto pasa con todos los programas, nos sorprendemos y escandalizamos de que Pedro Sánchez llame al Sálvame pero... ¿acaso ahí no tiene más audiencia que en los mítines o en el parlamento?

En un país donde se habla tanto de crecer en la propia libertad descubierta por uno mismo, de la no imposición de ideas a nadie, yo me pregunto ¿a cuántas personas está catequizando el Gran Hermano?, ¿cuántas nefastas ideas y comportamientos se están normalizando en nuestras vidas al imitar aquello que vemos todos los días en la tele? Se habla mucho de libertad pero todos a pensar igual, hablar igual y seguir las mismas modas. ¡Lo que dicten los Grandes Hermanos televisivos de turno! Es curioso

Hasta otra, amigo lector, Dios te bendiga.

No hay comentarios: